Se extiende por las redes la surrealista historia de Rosie y de cómo acabó siendo adoptada por un gigantesco Husky

Enlace patrocinado

Una pequeña gatita, Rosie, estaba a punto de morir, pero un desconocido le salvó la vida. Cuando Rosie conoció a Lilo, una Husky siberiano, ésta se convirtió en su madre sustituta. Los dueños de Lilo estaban muy sorprendidos de que su perra aceptara y adoptara a la gatita.

La perra nunca había tenido cachorros propios, así que Rosie se convirtió en su primerúnico amor. Ella se hizo cargo de la gata como si fuera su propio bebé. En este vídeo puedes ver a la pequeña Rosie con su madre adoptiva. Lilo no puede dejar de besar a la pequeña, ¡y es más que adorable!

Los dueños de Lilo rescataron a Little Rosie después de que la encontraran abandonada en las calles de California cuando apenas tenía tres semanas de vida.

{keyword}

Sus nuevos dueños, al darse cuenta de que necesitaba una figura materna, emparejaron al gatito con uno de sus perros esquimales, Lilo.

Enlace patrocinado

Rosie vive con Lilo y otros dos hukies más, ¡y se comporta como si fuera uno más de ellos!

“Realizamos muchos viajes por carretera, y recientemente nos llevamos a Rosie en kayak y en bote a remo”, dijo Bui, uno de los dueños.

“No tiene miedo en absoluto, y mientras Lilo esté allí, ella sabe que todo va a estar bien”.

{keyword}

“Ahora Rosie come comida para perros, sigue a sus amigos huskies por la casa y sale a caminar con la manada”, dijeron sus dueños en julio.

Enlace patrocinado

El grupo también disfruta haciendo cosas como jugar en la nieve. Hace solo unos meses, la pequeña Rosie apenas podía abrir los ojos y ahora es toda una aventurera

El propietario, Thi Bui, dijo en julio: “La primera noche que encontramos a Rosie, parecía estar bien, pero luego su salud se vino abajo de repente: rechazó la comida y no volvió a levantar la cabeza.

“Sus ojos se infectaron y se cerraron. Estábamos brindándole todo el cuidado humano que pudimos, pero nos dimos cuenta de que necesitaba una madre, así que la emparejamos con Lilo, uno de nuestros perros esquimales.

{keyword}

“Sorprendentemente, Lilo asumió el papel de madre al instante, lo cual fue sorprendente porque no tiene cachorros propios y fue esterilizada la semana antes de que obtuviéramos al gatito. La salud de Rosie mejoró dramáticamente gracias a Lilo, así que está creciendo pensando que ahora es una husky, e incluso sale a caminar con ellos”.

Enlace patrocinado

Rosie y los huskies ahora son inseparables.

¿Qué te ha parecido esta bonita historia? ¿Conocías alguna historia parecida? ¡Publica tus impresiones en la sección de comentarios!

¡No olvides compartirlo con tus amigos y familiares!

Enlace patrocinado